In Taberna.

En un lugar cercano a la tierra donde nací hay una taberna, hecha de adobes, pequeña y un poco sucia, llena del humo que dejan los aldeanos, con aroma de pan y vino en el aire. Ahí estaba un ser pequeño y delgado, bebiendo de tanto en tanto de una copa de madera.

Entre sorbo y sorbo contaba:

-El cielo no se ve, solo hay una ligera bruma y pequeñas esferas de un material líquido caen imperceptible y lentamente, ¿que hay mas allá?, nadie de ustedes lo sabe ciertamente, solo hay conjeturas e historias de viajeros que han regresado con experiencias extrañas y terribles, con historias de una tierra mejor a la cual nunca llegaron-.

-Pero yo si se que es lo que hay, yo he regresado de allí, y he vuelto solo por la nostalgia de esta tierra y esta gente, y un poco también por cobardía-.

Entonces una lagrima rodó por su mejilla y se confundió con el vino que en ese momento ingeria.

-No, no es cierto. ¡Fue solo por cobardia! –grito- lo que hay es de verdad maravilloso y por lo mismo aterrorizante. Mas alla de la bruma existe un cielo azul y la felicidad te embiste como un toro amenazante, te sientes pleno, radiante, sientes que el cielo esta ahí contigo y que has dejado de ser el pequeño animal que eres aquí-.

Alguien dijo de pronto:

-No es cierto, no te creemos, calla, cierra esa boca que envenena y envuelve, que nos lleva a la perdición, contándonos de un mundo que solo es cierto en tus sueños y que nosotros no encontraremos-.

-¿Has estado ahí?- dijo el ser; mientras el otro palidecía- verdad. ¿Por que temes decirlo?, ¿por que temes contar tu propia historia?, es verdad que existe y tu lo sabes.

El segundo se sintió tocado y grito -es que tengo hijos- mientras salía corriendo y se perdía en la oscuridad.

-nadie quiere para los suyos lo que ha sufrido el mismo –hablo el pequeño-. No lo culpo-.

Y bebió un sorbo mas grande.

Entonces yo me acerque y le pregunte que era en verdad esa tierra.

-No quieres saberlo, nadie en verdad quiere. Todos se engañan diciendo que son felices y que viven bien, pero todos anhelan algo mas, todos extrañan algo que nunca han conocido y sienten que adolecen de algo pero no saben que es-.

-Pide un vaso mas para mí por favor-.

Lo hice sin decir nada. Sentía yo que le hacia falta a el y un poco a mi tambien.

Entonces continúo:

-El camino es difícil, tienes que cruzar una vereda que mas que larga es estrecha y por momentos te golpea con frió y con tu propio esfuerzo-.

-Hay una parte de la que hable antes, que llena de niebla tus ojos y en la que no sabes donde estas, esa es la mas difícil, estas a punto de llegar pero no sabes hacia donde esta el fin. Muchos se arrepienten ahí, se cansan del esfuerzo y deciden regresar, es entonces el camino de regreso mas difícil pues se junta a su cansancio la frustración, y el enojo consigo mismos-.

Un trago mas que damos los dos y una pregunta mia.

-¿pero has dicho que has estado ahí?-.

Silencio por respuesta en ese instante. El ser en ese momento se levanto se dirigio a la puerta rápidamente y salio. Yo fui tras de el… y al dar vuelta en la calle lo perdi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s